lunes, 14 de marzo de 2011

Que pensaran de nosotros en Japon?


Tsunami, terremoto, expolición, exceso de población, y tantos otros problemas que surgen del otro lado del mundo y de los cuales todos somos responsables, algunos se sentirán mas o menos participes de los factores que desencadenan todas estas reacciones, pero todos tenemos nuestra cuota de responsabilidad.
Hoy no podemos volver el tiempo y evitar que pase, no podemos lamentarnos y pensar que se pudo haber evitado, porque ya nada de eso tendría sentido, lo único que queda es que cada uno trabaje desde su interior, concientizandonos de que ya este tipo de consecuencias por todo lo que hicimos con nuestro mundo desde que estamos acá son inevitables, ya causamos dan~os irreversibles. Nuestra humanidad adolescente, que cree que puede llevarse el mundo por delante esta sufriendo los castigos mas duros de la madre naturaleza.
Es como que estamos destruyendo a nuestra vida y a la familia que se nos dio, cuando aprendíamos a caminar comenzamos a romper de a poco todo lo que había en casa, fue así como adaptamos nuestra casa y creamos un mundo lleno de pedazos de cosas rotas. Cuando se nos despertó la curiosidad de los niños que a todo preguntan por que? y para que? empezamos a crear, inventar, pero todo eso que inventamos fue destructivo, en vez de crear solo lo necesario o lo que hace bien, llevamos al mundo a someterse a los innecesarios y dañinos experimentos que se nos ocurrieron, aunque para nosotros no fueron cosas erróneas, nunca medimos las consecuencias, solo pensamos en nosotros y nuestra comodidad, pasamos por la etapa del egoísmo absoluto. Así hasta llegar al día de hoy, en el que seguimos con ese egoísmo arraigado a las actitudes rebeldes y dañinas de la pubertad que vivimos, nose si por querer llamar la atención o simplemente por auto destruirnos para mostrar lo fuertes que somos. Y es así como estamos terminando con esta casa que nos prestaron, como un grupo de adolescentes descontrolados en su viaje de egresados, todo esto llevando también a destruir nuestra propia vida, como si fuésemos adictos que nos resistimos a una rehabilitacion, donde cada recaída o consumo masivo provoca un nuevo desastre y termina acabando con una gran cantidad de células, de neuronas, quemandonos poco a poco la existencia.
A nuestra humanidad le falta un gran camino para llegar a la edad adulta, pero, sera que llegamos? a este paso, tenemos que andar con cuidado, pensar y meditar cada acción, analizar cada paso y buscar en nuestro interior la paz y la satisfacción, así aprenderemos a amarnos mas nosotros, y amar también el todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada